Joven rubia

Una vez aprendí,

que en el aire se escuchan las palabras olvidadas,

y fue entonces cuando salí de casa,

en busca de aquella que hace tiempo que se había olvidado:

el amor.

Y pasee, y pasee,

entre el tumulto de jóvenes borrachos,

y viejas solteras,

en busca de una sonrisa,

en busca de calor,

en busca de la recompensa,

de aquel que hace las cosas bien y se merece un premio.

Aquella noche acabe durmiendo con una joven rubia,

de nombre desconocido y bonita sonrisa,

que según me dijo ella,

me siguió hasta que yo me di cuenta de que estaba cerca.

Jamas la volví a ver,

jamas volví a sentir su presencia,

pero hoy me acuerdo de su cuerpo,

me acuerdo de sus caricias,

y me acuerdo como en algún momento me dijo,

que nunca olvides aquello que realmente aprecias.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s