Amama

Tiene 94 años y dice que no merece vivir tanto,

le acaricio la mano y me mira con ternura.

No habla demasiado,

parece que se queda dormida,

le doy un beso y aparta la cara,

me cree un pelota, al igual que mi padre.

No sale de casa,

apenas puede mover las manos,

tiene dolorido todo el cuerpo,

y no le quedan demasiadas ganas de vivir.

A tres hijos crió ella sola,

uno de ellos mi padre,

mi abuelo murió cuando mi padre tenía 4 años,

y el pobre no ha tenido un modelo al educarme.

No voy a visitarla demasiado y me remuerde la conciencia,

es como si no la quisiera,

son sus últimos años de vida y me gustaría estar con ella,

nada más bello que su sonrisa cuando me ve entrar en la cocina.


amama

Fotografia de Rocio Pardos 

Anuncios

2 comentarios en “Amama

  1. La mayoría de las veces me abstengo de hacer comentarios, casi siempre por creer que no sabre hacer una critica que esté a la altura. Supongo que los buenos siempre me dejan pensando. Pero esta vez me he sentido en la necesidad de decir algo y es: gracias por escribir.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s