Este sentimiento de vacío y la ausencia de tus abrazos

Escrito en Abril del 20013

Este ordenador, una conexión wifi, mis poemas, droga, este sofá, mi casa,

mi mente y mi música.

Es todo lo que poseo yo en la vida,

es de lo único que soy dueño,

estos son los únicos frutos de 33 años de vida,

lo único que he sabido conservar sin destrozar,

lo único que le da sentido a esta vacía existencia.

Esto,

y mi pasado,

de un futuro todavía no soy dueño,

nunca me paro en pensar en él,

me hicieron creer que no existía futuro y todavía no me lo he podido quitar de la mente.

Que vacía levedad del ser,

cuanta belleza encierra esta forma de decadencia,

jamás pensé que sería feliz con tan poco,

jamás pensé que podría llegar a este extremo de pobreza.

Un día soñé con ser alguien grande,

una de esas personas que brilla con luz propia por lo que lo que vive y lo que siente,

y aunque soy dueño de la nada,

en el fondo soy consciente de que conseguí hacer realidad mi sueño,

porque aunque no posea nada,

hoy se que soy mas grande de lo que jamás lo fui.

.

Porque por fin soy el único dueño de esta vida,

la mía,

nadie más manda sobre ella,

y porque toda ella esta bañada con la más bellas de mis riquezas,

la Libertad.

Los que hoy en día me conocen saben que sigo siendo un grande,

me siento a gusto en este lugar,

haya donde la gente brilla con luz propia,

haya donde todavía se escuchan las viejas canciones de amor de Silvio.

.

Pero mi vida tiene un gran vacío,

algo que solo una mujer seria capaz de llenar,

y es que añoro el cariño del roce de tu piel contra la mía,

añoro el latido fuerte de un corazón que te ama cuando te abraza,

añoro aquellos polvos y tus mamadas,

añoro sentirme Dios cuando me follabas.

Y es que echo de menos el amor de una mujer,

echo de menos que me abracen cuando me empiezo a perder,

echo de menos oír un “te quiero” sincero,

echo de menos a alguien que me diga que deje de drogarme,

cuando en días como hoy,

no encuentro fin a la noche y decido seguir escribiendo hasta el amanecer.

Añoro el premio de un buen beso,

cuando acabo uno de mis poemas y dejo plasmados mis sentimientos en el papel.

Hoy mi premio es una lágrima,

es la que le pone fin a mis versos y da paso a este sentimiento de ausencia.

.

Es el deseo frustrado de sentir a una mujer lo que esconde detrás de si

esta solitaria perla de agua salada.


AP3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s