XX

Nunca me podrán acusar, de decir, algo que realmente no pienso (aunque quizás este equivocado).

Anuncios

XIX

Tengo un don especial desde que soy un niño: para bien o para mal, no escucho lo que no quiero oir.